Jul 13, 2017

Angustia de verano en la ciudad de "Breaking Bad"

Albuquerque vista desde el fraccionamiento West Mesa

La angustia, la decadencia y la política del verano caliente en la ciudad de "Breaking Bad"

Kent Paterson/Corresponsal

Especial a Digie Zone Network

ALBUQUERQUE -- La administración del acalde de Albuquerque Richard Berry entro en sus últimos meses, y las historias de los momentos críticos están siendo recopilados. Una narrativa fue trazada el 29 de junio en el Museo de Albuquerque, ubicada en el pueblo antiguo de la ciudad, donde dos veces el mismo alcalde del partido Republicano fue entregado un premio titulado "Excelencia en Seguridad Pública", por la Cámara de Comercio de Albuquerque (GACC). Afuera de las puertas del museo se estaba escribiendo otro capítulo más que es más adecuado para un libro de la historia escrita por el historiador Howard Zinn.

Enfurecidos por el premio del GACC en medio de olas de crímenes, epidemias de drogas, el estancamiento económico y otros síntomas de la crisis social y económica, los manifestantes soportaron 90 grados Fahrenheit de temperatura, además de dar rienda suelta a su indignación. Una pancarta le dio a Berry seis calificaciones de "F" (letra que significa reprobación) sobre temas como el polémico proyecto de Albuquerque Rapid Transit (ART), el crimen y el empleo, mientras que una manta representaba al Tío Sam con un mensaje que decía “Despidan a todos en el otoño." Otra pancarta proclamó simplemente: "Esto es una mierda!"

El grupo, generacionalmente y étnicamente mixta, de unas tres docenas de personas ciertamente no represento la manifestación más grande en “Duke City” (apodo popular de la ciudad) que este reportero haya cubierto, pero, sin duda, fue una de los más apasionadas.

Stella Padilla, candidata que aspira a la alcaldía de Albuquerque, critico ferozmente la estructura de poder del Nuevo México por condiciones que prevalecen en el estado, como la pobreza, abuso de drogas, amenazas nucleares, desechos tóxicos, y más.

"No se equivoquen sobre esto, hay un montón de dinero en el estado de Nuevo México, pero simplemente no es para la gente", Padilla dijo a los manifestantes. Según el análisis de Padilla, una nueva generación de entre 18 y 30 años de edad, "adictos a los opiáceos", es el producto de un sistema que "nos mantiene oprimidos por diseño".

Dinah Vargas, activista de larga trayectoria y jefa de campaña de Padilla, desafió al grupo: "¿Cuántas personas se sienten seguros en Albuquerque - levanten la mano?"

No alzaron una sola mano.

"Entras en una tienda y la gente está robando dulces, las personas están robando baterías, las cosas que no se puede imaginar", continuó Vargas.

(Hace unas semanas, este reportero fue testigo de cuando un hombre entro a un local de Subway e intento a robar una orden de comida sentado en el mostrador. Dos empleadas enfurecidas persiguieron al ladrón sin éxito hasta afuera, gritándole en español "estúpido" y " animal.").

En otro tema, Vargas criticó a Santolina, un desarrollo planificado para un máximo de 100,000 residentes que ha sido cuestionado fuertemente sobre el uso potencial de agua, descuentos de impuestos y la planificación.

"(Los políticos) están todos a favor de Santolina," Vargas tronó a través de un sistema de sonido portátil. "No van a construir sobre el West Mesa, al contrario, lo van a matar."

Un residente del centro Tommy Hufnagel mostro las palabras "víctima del crimen" en un cartel que cargaba. El hombre de la tercera edad dijo que su garaje fue allanado en una ocasión, su coche sufrió una violación similar y que entraron a su patio trasero unos desconocidos.

"Esto es bastante común", suspiró. El compañero de Hufnagel, Pat Bartels, sostuvo que no existe ningún impedimento eficaz para la actividad criminal. "No estoy hablando de las penas de prisión", aclaró Bartels, afirmando que los programas de prevención son insuficientes. "Berry ha demostrado ningún liderazgo", dijo.

Deudas pendientes con la justicia

La justicia fue otro gran reclamo en la manifestación. El cura Frank Quintana recordó a los manifestantes del caso de Jonathan Sorensen, un joven sospechado de un robo pequeño que fue sometido por la seguridad de Kmart en Albuquerque en una de las tiendas de la cadena corporativa durante un día de mayo del año pasado y pronto declarado muerto.

"Ha hecho esta ciudad algo? ¿Ha hecho el fiscal algo?" preguntó Quintana. "¿Qué es un premio de seguridad si no podemos ir a Kmart y salir con vida?"

Vestido con cuero de estilo motociclista, David Casarez llevó a cabo una pancarta que llamó la atención sobre los asesinatos sin resolver de 11 mujeres y muchachas que habían desaparecido y que fueron encontrados años después, enterradas en la región West Mesa de la ciudad en el año 2009. Hubo evidencia forense, que fue archivada desde hace décadas de otras violaciones por el Departamento de Policía de Albuquerque violación (APD), o sea los llamados "rape kits," y la clasificación de Nuevo México a nivel nacional en las estadísticas de violación.

Portando una pistola a su lado (en Nuevo México los civiles tienen el derecho de portar armas de fuego abiertamente), Casarez preguntó a los manifestantes, "¿Cuántos de ustedes se sienten seguros?" ¿Cuántos de ustedes tienen que cargar un arma para sentirse seguro? Tengo que portar un arma para sentirme seguro ".

El hombre corpulento denunció el asesinato de su amigo, Earl "Payaso" Roybal, quien fue muerto a tiros en marzo pasado por James Morales, después de una discusión por un puesto en un auto lavado. Aunque Roybal estaba abiertamente armado, Casarez insistió a este reportero que su amigo se le acercó al otro hombre con sus brazos hacia arriba, y que faltaron seis segundos claves de un video de la escena.

A pesar de declarar que el asesinato de Roybal fue “una muerte trágica que nunca debería haber ocurrido”, el fiscal de distrito del condado de Bernalillo, Raúl Torrez, sin embargo, anunció el mes pasado que no se presentarían cargos en el caso debido a cuestiones probatorias y los reclamos de autodefensa por parte de Morales.

Amigos de Roybal exigen que Torrez reconsidere su decisión. Apareció en memoria de los cumpleaños de Roybal, el 27 de junio, un mensaje en la página de Facebook de la Organización de Derechos de Motociclistas de Nuevo México, que decía en parte, "También están molestos debido a que el sistema de justicia ha dado la espalda a Earl, un veterano militar que sirvió a nuestro país. Nunca vamos a olvidar ni renunciar a nuestra lucha por la justicia ..."

Como si fuese un fantasma de la política del pasado, Pete Domenici, ahora con 85 años de edad y en una silla de ruedas, entro al museo con la ayuda de un asistente. El legendario ex senador, quien ejerció el poder en Washington desde 1973 hasta 2009, fue reprochado por Padilla por asistir a la ceremonia.

Al igual que un trío de rock improvisado, Padilla, Casarez y Vargas lideraron a cantar la canción de Twisted Sister "We're Not Gonna Take It," tocando ruidosamente del sistema de sonido colocado en el exterior del museo Old Town.

"O, no vamos a aguantarlo

No, no vamos a aguantarlo

O, no vamos a aguantar más

Tenemos el derecho de elegirlo

No hay manera de perderlo

Esta es nuestra vida, esta es nuestra canción

Vamos a luchar contra los poderes establecidos ..."

Cuando terminó la canción, alguien sugirió una rola del grupo de rock “Rage Against the Machine.”

Estadísticas de vértigo, automóviles de fuga y asesinos enloquecidos

Albuquerque se hizo famosa por la filmación aquí de "Breaking Bad," la serie de AMC sobre un maestro con necesidades económicos que se convierto en un capo de la metanfetamina, una droga similar a la heroína que es muy abusada en "Burque." Sin embargo, un vistazo a los principales indicadores de seguridad pública deja corto el guion de "Breaking Bad."

Según un informe de este año por la National Insurance Crime Bureau clasifico a Albuquerque y al Condado de Bernalillo como número uno per cápita para el robo de automóviles en Estados Unidos en 2016. Según el informe, 10,011 vehículos fueron robados en las inmediaciones de “Duke City” el año pasado, frente a 6,657 en 2015.

(Este reportero conoce personalmente al menos seis personas que han tenido coches o camionetas robadas en Albuquerque.)

El volumen de Burque notifico que de los robos de automóviles en Albuquerque el año pasado fue comparable a los robos en Juárez, México, una ciudad mucho más grande, durante el apogeo criminal de la llamada guerra contra las drogas en 2010-11 en la ciudad fronteriza.

Más recientemente, el periódico de Juárez que cerro hace poco, El Norte, informó que hubo 2,040 robos de vehículos, entre ellos 346 robos violentos, o carjackings, cifras que fueron registrados por la oficina del fiscal del estado para la ciudad fronteriza mexicana entre enero 2016 hasta febrero 2017.

El asesinato también está en alza. A principios de este año, el Albuquerque Journal informó que 61 homicidios fueron contados en “Duke City” en 2016, frente a los 56 del año anterior, y fue el número más elevado en 20 años.

Sobre la base de las estimaciones de la población en 2015, el periódico calcula que la tasa de homicidios en el municipio de 2016 fue 10.9 homicidios por cada 100,000 habitantes. La Organización Mundial de la Salud considera que una tasa de homicidios de 10 por cada 100,000 habitantes constituye una epidemia de la salud pública.

Si se analizan las tasas de homicidio para la zona metropolitana de Albuquerque, la cual abarca cuatro condados, el número de homicidios son aún mayores. De acuerdo con la Oficina de Nueva México del Servicio Médico Forense (OMI), 71 personas fueron declaradas víctimas de homicidio, que se define como la muerte intencional de un individuo, en el área metropolitana durante el año 2014. En 2015, el último año para el que se notificaron las estadísticas de OMI, la cifra fue de 86. Si estas tendencias se mantienen, el año 2017 está en camino de igualar o superar las estadísticas de homicidios de 2015 para la zona metropolitana.

Una revisión de notas de los medios locales por este reportero cuenta al menos 32 homicidios intencionales dentro de los límites de la ciudad y 40 en total en el área metropolitana entre el 1 de enero y el 30 de junio de este año. De ahí, las cosas se fueron de mal en peor.

Entre el 1 y el 2 de julio, APD respondió a un tiroteo que dejó al menos un hombre herido de gravedad y por separado investigó una “muerte sospechosa”, según informes de la prensa. Una de las víctimas fue posteriormente identificada como Barney Fuentes, de 30 años de edad.

El 4 de julio, cuando se observa el Dia de la Independencia de los Estados Unidos, el integrante del departamento del aguacil del condado de Bernalillo, Charles Coggins, mato a tiros a Miguel Gonzales, un padre de 28 años de edad y con tres niños, tras una persecución vehicular y en pie en qué Gonzales supuestamente amenazo a los oficiales con un arma de fuego. No existe un video grabado del incidente ya que el aguacil no obligo a que sus policías tuvieran cámaras de video al igual que otros departamentos policiacos a lo largo y ancho de Nuevo México y los Estados Unidos.

El 5 de julio, las universitarias Consuela Ríos y Daniel Miramontes, ambos de 19 años de edad, fueron asesinados a tiros en una casa. Los dos se graduaron de Atrisco Heritage Academy High School, una preparatoria situada casi en enfrente de la fosa clandestina donde fueron enterradas las 11 víctimas de West Mesa.

Hoy en día, 20 pequeñas cruces adornan la orilla del viejo cementerio escondido, levantados por una persona o personas desconocidas. Con nombres y fechas, las crucecitas dan homenaje a 20 mujeres, las 11 mujeres asesinadas más 9 otras que desaparecieron durante el mismo periodo. Dos mensajes escritos proclaman allí que "Ellas merecen mejor" y "En memoria de todas las mujeres de la calle. Quizá vivía en la calle, pero no fue un pedazo de basura”.

Para cerrar una semana sangrienta, otro hombre fue asesinado a tiros en un supuesto robo a plena luz de día el 7 de julio en un barrio bravo de Albuquerque.

Al igual que en los años anteriores, asesinatos de alto perfil y cometidos con saña están haciendo noticia. Yoan Pena Santiesteban y su pareja Gloria Chávez están en la cárcel acusados de un alboroto de 12 días en mayo que llevó por separado la vida de Samir Al-Abboudy, un refugiado iraquí y padre de dos niños que contaba con 44 años de edad; Celina Marie Macías Arellanes, madre de tres niñas y de 27 años de edad, y Matthew Severinghaus de 25 años de edad. Reportes de los medios locales identifican metanfetamina como un factor en los tres asesinatos.

En otro asesinato de mayo pasado, una anciana de 87 años de edad, Josefina Ortega, fue encontrada asesinada en la "santidad" de su casa. En junio, Leo Molzhon fue presuntamente incendiado por dos hombres y quemado hasta la muerte en su colchón mientras este descansaba debajo de la carretera Interestatal 40. El asesinato recordó al homicidio en los ochentas del "Ragman", un hombre medio folclórico que vestía de harapos y que deambulaba por años en los alrededores de la Universidad de Nuevo México y uno de los pioneros de la población sin hogar y enfermos mentales que ahora agobia la ciudad, quien fue incendiado en su cama de callejón durante una noche.

Público aturdido en el premio GACC

La premiación de Berry provocó una efusión de descarga pública, el asco y la burla en programas de radio y en el Internet, transformándose en uno de los mayores desastres de relaciones públicas en la memoria reciente de Nuevo México. Dennis Domrzalski, editor del Albuquerque Free Press, comparó el premio GACC con dar "un premio humanitario a un asesino con hacha".

El Dr. Jeremy Reynalds, fundador y director ejecutivo del refugio para desamparados Joy Junction, anunció que su organización estaba renunciando de inmediato a la GACC.

“El no hacer nada y permanecer en silencio sería un insulto para las familias que han perdido a sus seres queridos a través de nuestra ciudad por la delincuencia infestada, y haciendo caso omiso de la difícil situación de las empresas cuyas finanzas se han agotado a través de esta serie de crímenes a diario”, dijo Reynalds en el blog de Joy Junction.

Un sonriente Shaun Willoughby, presidente de la Asociación de Policías de Albuquerque, contrarrestó el premio presentando como una enmarcada "máximo rendimiento para no saber nada de su comunidad", premio a la GACC en la página de Facebook de la unión policial. El sindicato de Willoughby ha estado durante mucho tiempo en conflicto con la administración de Berry.

En un comunicado publicado en la página oficial del alcalde Berry, GACC presidente y CEO Terri Cole señaló que Berry aceptó el premio "en nombre de los hombres y mujeres del Departamento de Albuquerque Policía (APD) y otras agencias de seguridad y socios que han trabajado sin descanso para enfrentar las interrupciones en el sistema de justicia criminal, y para construir un plan sostenible para combatir la delincuencia en Albuquerque".

Cole dio crédito a Berry por ser "instrumental" en el lanzamiento de una unidad especial encabezada por APD, y dedicada a la detención de sospechosos con penales antecedentes, así como la obtención de "financiamiento significativo" de Bloomberg Philanthropies para importar "un talentoso equipo de profesionales" con la misión de hacer 'investigación innovadora' en la delincuencia y la coordinación con las autoridades policiales y el sector privado en "soluciones de colaboración basadas en datos".

Por último, Cole alabó a Berry para sus propuestas de incrementar el número de policías de APD, que en la actualidad es considerado menos del promedio recomendado. Sin embargo, la jefa de la cámara empresarial fue criticada severamente.

"Quiero decir en voz alta que el desnudo mediático de Terri Cole ante la opinión pública es extremadamente importante", Dinah Vargas dijo después de la protesta de 29 de junio. “Creo que los medios de comunicación dieron seguimiento a eso, e hicimos eco de la página Web de la unión de policías que esto era una mierda ...”

Vargas sostuvo que la lideresa de largo plazo de la cámara empresarial local fue un ejemplo de un agente de poder "fuera del escenario" que actúa contraria al interés público.

¿Quién ofrece soluciones?

El crimen, la violencia, las drogas, el ayuntamiento, el APD y los tribunales están emergiendo como los temas más importantes que dominaran la elección municipal, nominalmente no partidaria, para los puestos de alcalde y regidores del 3 octubre.

Ocho candidatos (seis hombres y dos mujeres) se han clasificado para la carrera por la alcaldía, aunque algunos observadores prevén que el regidor republicano Dan Lewis y el auditor estatal de Nuevo México Tim Keller, un demócrata, competirán en otra contienda en noviembre si ningún candidato alcanza el 50 por ciento de la votación necesario para ganar en la primera ronda. Se requieren los ocho contendientes a su vez en una declaración formal de la candidatura para el 8 de agosto, según la Oficina de Albuquerque de la Secretaría de la Ciudad.

Muchos de los aspirantes a alcalde han prometido públicamente de despedir a jefe APD Gorden Edén y miembros de su comandancia. Por su parte, el alcalde Berry y Edén frecuentemente han culpado a los problemas de seguridad pública de la ciudad a los jueces que según ellos procesan y luego liberan a los mismos delincuentes.

Mientras tanto, Stella Padilla, quien dijo que se entregó en mucho más que las 3,000 firmas necesarias de nominación para la alcaldía, se enfrasco en una batalla legal con Natalie Howard, secretaria de la Ciudad de Albuquerque, sobre la validez de las firmas de su petición. En mayo, Howard negó la registración de candidatura a Padilla, quien rápidamente interpuso una demanda legal.

“Han perjudicado mi campaña”, dijo Padilla, añadiendo que fue excluida de dos foros importantes de la campaña. En actos seguidos, la batalla legal de Padilla no prospero.

En una audiencia del 7 de julio, la juez Nancy J. Franchini del Juzgado Segundo de Distrito Judicial en Albuquerque rindió una decisión contra Padilla, determinando que la vecina de Albuquerque no tenía la competencia legal para desafiar la decisión de Howard con respecto a la validez de firmas porque, según la interpretación de Franchini de las reglas municipales existentes, así como la ley estatal, solamente los votantes que tienen sus firmas rechazadas tienen el derecho legal de interponer una denuncia.

Dinah Vargas denuncio la decisión de Franchini, argumentado que esta significa que los pre candidatos para oficinas municipales en Albuquerque efectivamente no tienen derecho en casos de error o "peor" cometidos por las autoridades encargados de organizar y certificar los comicios.

"Caray. Creo que tenemos más problemas con nuestro sistema electoral que sabemos," dijo Vargas.

El 11 de Julio, La Corte Suprema de Nuevo México rechazo una especie de apelación interpuesta por el abogado de Padilla.

Además de la elección para el nuevo alcalde, 18 candidatos (13 hombres y 5 mujeres) están compitiendo por cinco regidurías del cabildo de la ciudad que están en juego.

En una elección rodeada de sombras de crisis, queda por ver si los Burqueños expresarán sus frustraciones políticamente en grandes cantidades o se comportan como los Paseños en el concurso municipal reciente de El Paso, Texas, en la que menos del 10 por ciento de los votantes se molestó en emitir su voto, incluso con controversias a fuego lento como la avalancha de proyectos de obras de carreteras interminables y el plan para arrasar el más antiguo continuamente habitada barrio de El Paso, Duranguito, y construir un estadio deportivo en lugar de viejos hogares y edificios históricos.

Mientras tanto, Albuquerque se está preparando para Summerfest en la Avenida Central de Nob Hill, un festival que atrae a miles de personas cada año y está programado para el 22 de julio. El acto principal de este año es grupo Chicano famoso del Este de Los Ángeles, Los Lobos, una banda muy querida en esta ciudad nuevomexicano.

Tal vez David Hidalgo y sus compañeros lobos rendirán en la noche Burqueña una versión de su canción de 1987 "One Time, One Night," una melodía que encontraría particular resonancia este año:

"Un hombre sabio estaba contando historias a mí

Sobre los lugares a los que había ido

Y las cosas que había visto



Una voz tranquila está cantando algo para mí

Una vieja canción de la edad sobre el hogar de los valientes

En esta tierra de los libres aquí

Una vez una noche en América



Una señora vestida de blanco con el hombre que amaba

De pie en el lado de su camioneta

Se escuchó un disparo en la noche

Justo cuando todo parecía correcto

Otro titular escrito en América



El chico que vivía al lado en el #305

Llevo a los niños al parque y desapareció

Como por la nueve y media

¿Quién va a saber ahora

De lo mucho que ella los amaba

Esa noche oscura de soledad en los Estados Unidos ... ".

[Para ver y escuchar la canción de Los Lobos "One Time, One Night"]:

https://www.youtube.com/watch?v=1BxVO8Ng7F4

(Fin)

El autor-periodista Kent Paterson fue editor del anterior servicio de noticias en línea Frontera NorteSur. Es un experto en temas fronterizos, la política mexicana y Nuevo México.